The Night Strangler - Dark Night of the Scarecrow

«The Night Strangler» y «Dark Night of the Scarecrow» (Horror TV-Movies)

Nexo: Las películas que forman esta Doble Sesión tienen en común dos cosas. Primero, las dos son producciones de terror realizadas para televisión. Segundo, las dos las he descubierto este mismo año gracias al podcast de «El Calabozo del Reverendo Wilson«. «The Night Strangler (1973)» la ví cuando anunció El Reverendo que sería la próxima película que iba a traer al programa. Por su parte, «Dark Night of the Scarecrow (1981)» ya la conocía, pero terminé por animarme a verla tras escuchar la charla en ese mismo programa con el invitado Tonio L. Alarcón, hablando sobre su libro «Al caer la noche: Terror catódico americano 1970-1981«. En el libro realiza un repaso de todas las producciones de terror realizadas para televisión durante la maravillosa década de los 70’s.

El vampiro de la noche - La oscura noche del espantapájaros


«The Night Strangler» (1973)

The Night Strangler está dirigida por Dan Curtis, el cual dirigiría varios productos de terror y fantástico para televisión en la época. Es la segunda película de un diptico que sigue las aventuras del icónico Inspector Kolchack y que iba a tener una tercera entrega pero que acabó derivando en una serie de TV. En ambas películas participa en el guión el conocido escritor Richard Matheson, que participaría en otras TV movies como «Trilogy of Terror (1975)«, dirígida también por Dan Curtis. Las historias de Matheson han sido adaptadas al cine en varias ocasiones, con productos más que destacables como «El increíble Hombre Menguante (1957)» o «Duel (1971)«.

Tras el primer asesinato de una joven el día 1 de abril, seguido de otro asesinato unos días después, el Inspector Carl Kolchack comienza a investigar prácticamente por su cuenta el caso. Kolchack encuentra una extraña relación entre estos asesinatos y otros producidos en ciclos de justo 21 años hasta llegar a 1889. Los asesinatos están caracterizados por su violencia, en los cuales el asesino extrae una pequeña cantidad de sangre de la víctima para luego estrangularlas hasta romper su cuello. Kolchak va avanzando en su investigación, con varios escollos por parte de la propia policía y los periódicos, los cuales no quieren involucrarse en un caso con elementos tan «sobrenaturales» y fantásticos.

The Night Strangler (1973)

La Noche del Estrangulador, como se conoció en España, hace una genial combinación de una atmósfera oscura y ambientación pulp propia del cine negro y de investigación, con varios insertos de humor que funcionan muy bien y que le dan un encanto particular a la película. Comentar el momento whisky en la sala de autopsias o las múltiples discusiones entre Kolchack y su superior, por ejemplo. Del mismo modo que ocurre en «Dark Night of the Scarecrow«, no acudimos a ningún asesinato explícito con grandes dosis de violencia y sangre. De hecho, todos se producen en pequeñas elipsis donde vemos directamente los cadáveres de las jóvenes bailarinas. Sin embargo, en esta película tampoco es necesario, ya que con la propia ambientación de la nocturna ciudad de Seattle y el uso de la iluminación y tonos oscuros es más que sufiente para involucrarnos de lleno en lo extraño de la investigación. Destacables como digo los decorados, sobretodo la recreación de la Seattle subterránea, así como la iluminación y fotografía que tiene un toque muy del cine gótico y fantástico europeo de la época. De hecho, debe decir que la figura del asesino tiene un aspecto y un porte muy del cine giallo – gabarnida, guantes y sombrero -, así como la manera de acechar del asesino a las bellas damiselas, que me remite de lleno a «Sei Donne per l’assassino (1964)» de Mario Bava.

El uso de la música y los insertos de voz en off como recurso narrativo, la ambientación, iluminación y estética de la ciudad de Seattle y de los asesinatos, la forma de contar la historia introduciendo poco a poco los elementos fantásticos… Todo me suma en The Night Strangler. Os inserto a contínuación el programa de «El Calabozo del Reverendo Wilson» que os comentaba al comienzo.



«Dark Night of the Scarecrow» (1981)

«La oscura noche del espantapájaros» – el nombre solo ya mola decirlo – es un slasher producido para televisión y dirigido por Frank de Fellita. A pesar de su pequeña factura, propia de este tipo de producciones, poco a poco ha ido ganando status de película de culto y a ser reivindicada por los aficionados del género. Por cierto, la tenéis disponible en Filmin.

La película nos presenta a Bubba, un hombre con deficiencia mental que vive con su madre. Bubba suele jugar y pasar el rato con una de las niñas del pueblo, lo que algunos vecinos no ven bien. Tras un malentendido, los paletos crean un grupo de vigilantis para ir en la caza de Bubba, acabando con su vida. Puede parecer que he contado mucho, pero esto ocurre en los 15 primeros minutos de la película. Cuando van en la caza de Bubba, este intenta «jugar al escondite» en el campo disfrazandose de espantapájaros, naciendo ahí la figura que caracteriza la película. «La oscura noche del espantapájaros» juega con poco pero lo hace muy bien. Usa el poco presupuesto y limitados recursos en su propio favor, apostando todo a la generación de ambiente y tensión sin necesidad de imágenes de violencia explícita. Durante se sucede la historia, la película juega con hacer dudar al espectador sobre quién está realizando en realidad los asesinatos. ¿Es el espíritu de Bubba o una persona del pueblo que busca vengarlo? (¡Quizás pienses que te has librado, pero existe otra justicia más allá de la ley!).

Dark Night of the Scarecrow (1981)

En plena época de explotación del slasher, la película se aleja de uno de los tropos característicos del subgénero, el de la figura enmascarada asesinando con su arma de manera violenta. Sin embargo, consigue dos de los fines que se busca en este tipo de producciones. Por un lado, resultan tres e interesantes «murder set pieces«, involucrando la propia maquinaria del día a día de los trabajadores del pueblo. Y por otro, logra hacer del espantapájaros un icónico personaje para recordar por los que hemos disfrutado de la obra. Más que recordables son la escena en la que aparece por primera vez, con ese plano a los ojos, y el simpático y a la vez inquietante momento final de la película. Sin olvidar, por supuesto, cada una de las inquietantes apariciones anunciadoras del próximo asesinato. (Si no has sembrado… ¿Por qué has puesto un espantapájaros?).

Difunde el culto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *