Let’s Scare Jessica to Death (John D. Hancock, 1971)

«Let’s Scare Jessica to Death«, conocida en España como «La maldición de los Bishop«, es el debut cinematográfico del director John D. Hancock, tras ser nominado a los Oscars un año antes con su primer corto llamado «Sticky my fingers…. Fleet my feet (1970)«. Se trata de una película estadounidense estrenada en 1971 en la que, a pesar de su bajo presupuesto, el director hace del limitado reparto y localizaciones, del montaje y de los recursos sonoros un cúmulo de aciertos y logra generar una atmósfera y un ambiente enrarecido que hacen de la película una interesante pieza de terror psicológico.

En un pequeño prólogo, aparece Jessica (Zohra Lampert) en una barca y su voz en off enunciado unas palabras que definen la esencia de la película a la perfección: «Me siento aquí y no puedo creer lo que pasó. Y sin embargo tengo que creerlo. ¿Sueños o pesadillas? ¿Locura o cordura? No sé cuál es cuál.«. A continuación, la vemos viajando con su marido y un amigo en un coche fúnebre, como si de una road movie se tratará. De los primeros diálogos extraemos que Jessica acaba de recibir el alta de una institución mental y que viajan de la ciudad al campo para terminar de curarse, por lo que el espectador ya vislumbra que muy bien de la cabeza no está.

Let's Scare Jessica to Death (1971)

Durante el trayecto y en los momentos previos a llegar a la casa, Jessica parece ver personas que le hablan, no llegando a saber si son reales o imaginaciones (el espectador ya se cerciora de su locura). Esta situación es una constante a lo largo de la película y uno de los grandes aciertos del director. Desde el comienzo el espectador va de la mano de la protagonista, experimentando su misma confusión entre realidad y ficción y sintiéndose como si se tratará de un sueño o viaje onírico.

Al llegar al pueblo se encuentran con que los lugareños actúan extraño y son algo hostiles, lo que ayuda a potenciar esa sensación de peligro e inseguridad de la protagonista. Además, descubren a una chica que habita la casa y que tiene un gran parecido con la hija del matrimonio Bishop, ahogada hace años en el lago cercano a la casa. Jessica parece estar sola en sus visiones, mientras descubren que parece haber una vieja maldición en la casa proveniente de la antigua familia y que puede que haya afectado a los lugareños.

La Maldición de los Bishop (1971)

Una de las influencias más claras es «Rosemary’s Baby (1968)«, visible en una protagonista joven, delgada, insegura y que va perdiendo la cordura poco a poco a causa del entorno y experimentando alucinaciones. Otra película que podría nombrar es «Operazione Paura (1966)» de Mario Bava, plasmado en las ínfulas de terror gótico que destila la película y en esos lugareños que parecen ocultar algo.

Cabe decir que aquí no encontramos sustos fáciles ni jumpscares, si no momentos que van desconcertando e inmiscuyendo cada vez más al espectador en la historia y en la paranoia de la protagonista y generando poco a poco (lo que llaman slow burn) ese ambiente enrarecido del que os hablaba al comienzo. A esto le ayuda el uso de la música y algunos sonidos que parecen cogidos de otra parte.

En definitiva, una pequeña joya de terror psicológico a descubrir que es su momento recibió críticas no muy positivas y que con los años está siendo reivindicada en muchos círculos del género como película de culto y adquiriendo el reconocimiento que merece.

Nota: 8/10


Let's Scare Jessica to Death (1971)LET’S SCARE JESSICA TO DEATH

Dirección: John D. Hancock

Guión: John D. Hancock, Lee Kalcheim (Historia: Sheridan Le Fanu)

Música: Orville Stoeber

Fotografía: Robert M. Baldwin

Reparto: Zohra Lampert, Barton Heyman, Kevin O’Connor, Gretchen Corbett, Alan Manson, Mariclare Costello

Género: Terror. EEUU. 1971.

Duración: 89 minutos.

 

Difunde el culto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *